Cabra Sábado, 24 de junio de 2017

  

HERMANDADES
El Egabrense Antonio Rascón, nombrado Comendador de la orden O. S. M. T. J.
RINCÓN LITERARIO
RINCÓN LITERARIO |
Junio se hizo leyenda


Fran Zurera. Historiador.
Sábado, 12 de mayo de 2012 (21:56:08)

0 Comentarios - 1.392 Visitas - 335 Imp.

     
  
Fran Zurera.
Fran Zurera.
Entre las rejas se dejaba caer la luz macilenta de aquella luna ambarina que dibujaba hoscas sombras creando un espectro aún mayor que el miedo de los tres compañeros que se encontraban allí. Un camastro de apenas un metro servía de asiento para aquellos cuerpos destrozados por el dolor. Eran las doce, dentro de unas horas, al amanecer ya no temerían nada pues como asimilaban, yacerían en algún sitio en el que no los encontrarían.



Las miradas de los tres amigos evitaban cruzarse, sabían que solo tenían el aliento de uno para con los otros pero evitaban mirarse. Ya no eran personas, solo cuerpos vivientes que esperaban la hora de su muerte.



Uno de ellos se atrevió a romper aquel silencio sepulcral y con una voz medio apagada dijo: Pedro ¿por qué no cuentas otra vez aquella historia que solías contar las noches en el frente y que nunca terminabas? Aquella de la chica morena de ojos color miel…



-Pero Rafa si la has escuchado miles de veces…-



-Cuéntala Pedro por lo menos estás horas pasarán más rápido y yo no la he escuchado-



-Está bien como queráis…



Él era un chico normal que todos los días se sentaba en el banco de la plaza para ver pasar a la chica que le gustaba. Todas las tardes a la misma hora, se sentaba a esperar por verla pasar, por sentir sus palabras alocadas y sus carcajadas ruidosas al son de las conversaciones de sus amigas. Ella lo sabía pero no tenía ningún interés en aquel chico, así que decidió no pasar más por allí. El chico esperó día tras día pero ella no volvió a pasar. Pronto se dio cuenta que no tenía nada que hacer, mas de acostumbrarse a ese banco, decidió que por qué no seguía yendo todas las tardes a aquel sitio en el que la sombra y la frescura del lugar le relajaban. Pensó, que podía llevarse algún libro y leer con tranquilidad.



Al llegar un día observó a una chica. Ella estaba a sus quehaceres. Él, decidido a no cejar en su empeño de ocupar el banco que tanto le había visto elucubrar. Se sentó. De modo cortés saludó y la chica le devolvió el saludo.



Pasaban los días, él llegaba a la misma hora y allí estaba ella. Él no recordaba cuando pero empezaron a conversar. Pasaban las tardes y ellos hablaban y hablaban. La casualidad había decidido jugar con ellos sin que lo supieran. Ella le preguntaba por libros que había leído. Él, le recomendaba obras, algunas novelas tales como El Conde de Montecristo o los tres mosqueteros. Algunas veces le hablaba de grandes hombres que estaban intentando cambiar el país. De igualdad, de liberación para la mujer. De filosofía, de Ortega y Gasset, de poemas de un alicantino de apellido Hernández, de la frescura de Lorca. De políticos de talla locales como Mejías o socialistas que escribían artículos interesantes como Zafra, Deza y alguno más. En definitiva, de personas que querían un cambio para las vidas de los más desfavorecidos.



Ella bebía sus palabras mientras seguía ensimismada el movimiento de aquella boca. El entornar de aquellos ojos pardos y se acunaba en la sonrisa eterna del muchacho.



Se enamoraron perdidamente. Tal fue su amor que pronto se unieron, haciéndose uno en una noche perfecta. Al poco, ella le pidió que se vieran en aquel banco a una hora determinada. Él, un tanto preocupado por la premura de la cita acudió a toda prisa. Allí estaba ella, los rayos del sol le hacían más hermosa si cabe. En su mirada notaba algo especial, una incertidumbre que no atinaba a adivinar que era. Ella le hizo sentarse. Agarró su mano y le miró a los ojos con una intensidad inusitada. Él, hizo ademán de hablar pero su boca quedó sellada por el dedo de la chica.



Ella le habló con voz queda y casi susurrando le dijo: vamos a tener un hijo.



Por su mejilla rodaron lágrimas mientras su boca dibujaba la mayor de las sonrisas. Cuando su cuerpo decidió hacer algún movimiento fue para atraerla hasta sí mismo y darle un abrazo y besarla con ternura…



Decidieron entonces escapar juntos, hacer su vida en otro sitio. Ella le pidió de plazo una semana, tras la cual quedarían para irse, en aquel banco que tan felices les había hecho.



Pasaron los siete días. Él sentado en el banco esperó horas y horas, ella no llegó. Volvió día tras día durante un mes pero nunca apareció…



-¿Qué le sucedió? ¿Por qué no apareció?



Él creyó que los padres de ella se habían enterado del embarazo y habían decidido enviarla fuera del pueblo. Abatido como estaba, no vio otra salida que alistarse en las milicias republicanas y luchar por lo único que le daba fuerzas para seguir adelante, la libertad.



-Pero no me has respondido ¿Qué le ocurrió a la chica?



Pedro soltó un largo soplido y con voz neutra, sin ira, sin dolor dijo: Ayer me enteré por carta que me la fusilaron el pasado mes de junio en las tapias del cementerio.



De nuevo un silencio sepulcral. Rafa solo atinó a decir un leve lo siento.



Pedro quiso animar a sus aún más decaídos compañeros y dijo: no pidáis perdón. Ella no está pero hubo alguien que dijo que casi siempre las historias de amor más bonitas, son las más tristes y yo espero volver a verla igual de hermosa algún día…



Llegó el amanecer y con este lo esperado. Un tiro de gracia a cada uno en la nuca; los cuerpos rodaron por la pequeña cuesta que daba a la fosa.  Unos encima de otros y nada más. Tres nombres añadidos a la lista y un papel en la fosa que se conservaría con el nombre ella…



   












COMENTARIOS

     ...........................................................................................

Recuerde desmarcar "Publicar en Facebook ", que por defecto no se puede deshabilitar por nuestra parte, para que su actividad social en cabrainformacion.com no se se refleje en SU historial social de facebook

     ...........................................................................................

AVISO SOBRE EL SISTEMA COMENTARIOS
Desde CabraInformacion creemos que el sistema de participación debe ser más social, por ello, se ha sustituido el antiguo sistema de comentarios por uno vinculado a la red social FaceBook, próximamente otras redes.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  





| CABRA (CÓRDOBA) | CONTACTO | LOCAL | PROVINCIA | GALERIA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | TARIFAS PUBLICIDAD | AVISO LEGAL

Edición y Diseño: AR COMUNICACIÓN E IMAGEN; Quejas e Insultos: gDevelop Entertainment
Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial del material gráfico, informativo y publicitario contenido en este medio salvo autorización previa.

2008/2012 © CABRAINFORMACION.COM
Powered by Trilce
gDevelop mini