Cabra Domingo, 22 de octubre de 2017

  

HERMANDADES
El Egabrense Antonio Rascón, nombrado Comendador de la orden O. S. M. T. J.
OPINIÓN

OPINIÓN | La columna
A Luis Romero Rubio, el egabrense olvidado


José Moreno
Sábado, 12 de mayo de 2012 (09:19:54)

3 Comentarios - 11.220 Visitas - 786 Imp.

     
  
José Moreno
José Moreno
Luis Romero Rubio, debe dejar de ser sólo una línea en la relación de los 9 millones de seres humanos que perdieron la vida en los campos de concentración nazis. Debe dejar de ser sólo un nombre de la larga relación de los miles de personas que perdieron la vida en el campo de exterminio nazi de Mauthausen (Austria), el conocido como el campo de los españoles, por ser éste el campo de concentración elegido por los gerifaltes nazis para los 7.300 españoles deportados en su mayoría, desde la Francia ocupada.


Ahora, cuando el pasado 5 de mayo se cumplía el 67 aniversario del fin de la II Guerra Mundial en el escenario europeo y la liberación de aquellos que lograron sobrevivir en los campos de exterminio nazi, tu nombre debe recordarse para que nunca más la barbarie vuelva a repetirse, ya que no pudiste ver cómo la tierra que te vio morir entre el terror, fue liberada tres días antes de la rendición del Reich, sin poder evitar ya el asesinato de unos 116.000 hombres, mujeres y niños y entre los que se contaron al menos, 5.000 españoles. Uno de ellos, tú.



Sólo aparece tu nombre en el Archivo de Mauthausen junto a tu lugar de nacimiento, Cabra, y la fecha de tu muerte, el 23 de octubre de 1942. Un nombre el tuyo del que poco más se sabe y del que algunos no hemos podido encontrar más datos y que junto al de otros españoles, apátridas, rusos, franceses, checos, yugoslavos, judíos, gitanos, homosexuales y un largo etcétera, encontraron la muerte por sólo cometer un pecado, querer ser libres.



No sabemos nada más, si fuiste un exiliado obligado, un resistente, un partisano o sólo, un español que por Centroeuropa buscó un futuro mejor, huyendo de aquella España que se despedazaba. Todo apunta a lo primero, a uno de aquellos 7.300 españoles que llegaron a aquel campo de la muerte como si de animales se tratasen, enjaulados en trenes infames, procedentes de la Francia de Vichy.



Tu aliento no pudo llegar a ver cómo aquel 5 de mayo de 1945, la puerta de entrada al infierno, al campo de Mauthausen, fue tomada por algunos de los españoles sobrevivientes para colgar aquella pancarta en la que con la leyenda “Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras", se dio la bienvenida a las tropas estadounidenses. 



Aunque no sabemos nada de tu vida, si casado o soltero, padre de familia o abuelo, si a la izquierda o a la derecha, si republicano o monárquico, sí sabemos como pudiste morir ya que los métodos de exterminio en aquel campo austriaco son de sobra conocidos. Pasaban por las celdas de castigo, estancias de unos 7 metros cuadrados en las que los prisioneros no recibían comida ni bebida y solían morir al cabo de unos 12 días; la flagelación, azotar al prisionero con 25 latigazos que él mismo debía contar en voz alta en alemán y si se equivocaba, volvía a empezar el castigo; el trabajo como esclavo en las canteras acarreando piedras de unos 20 kilos por una larga escalinata compuesta por 186 escalones; la caída de gran altura, método por el que los internos eran empujados adrede desde la parte alta de la cantera, denominada "pared del paracaidista"; las cámaras de gas; las cámaras de gas móviles, un camión con un tubo de gases dirigido al interior, que iba y venía entre Mauthausen y Gusen.



Igual no fue así y perdiste la vida por las duchas heladas, con las que aproximadamente 3.000 internos murieron de hipotermia debido que eran forzados a quedarse bajo una corriente de agua helada durante varias horas; los tiroteos masivos; los experimentos médicos; el sangrado, técnica por la que varios cientos de internos fueron desangrados hasta la muerte y la sangre extraída fue enviada al Frente del Este; el ahorcamiento o el hambre, método por el que sólo en el campo de Mauthausen aproximadamente 2.000 prisioneros por semana eran privados de comer hasta la muerte y los fusilamientos, por las siniestras SS.



Lo que sí es seguro, que la muerte que no pudiste evitar, fue quizás una liberación, para evitar aquellos 42 kilos de peso que de media, pesaban aquellos internos de Mauthausen por ser las raciones de alimentos muy limitadas de 1940 a 1942, año este último en el que la vida te dijo adiós.



Ahora, 67 años después de tu muerte, tu nombre debe recordarse al igual que el de aquellos otros que perdieron la vida a un lado u otro de las alambradas que separaban a aquella Europa, para que Luis Romero Rubio deje de ser sólo una línea y poder así recordarte entre los tuyos, entre los egabrenses. 

 

 Prisioneros de Mauthausen reciben a las fuerzas americanas bajro un cartel, en español, en el que se lee: "Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras"
Prisioneros de Mauthausen reciben a las fuerzas americanas bajro un cartel, en español, en el que se lee: "Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras" 











COMENTARIOS

3 COMENTARIOS [OLD SYSTEM]

Tiburcio Benítez - 12/05/2012 - 12:30:45


     Buen y emotivo artículo
...........................................................................................


Fran Zurera - 12/05/2012 - 20:34:20


     Estremecedor relato contado de manera magistral. Muchas gracias por hacer partícipe a todos y todas de los horrores de una guerra interminable y del sufrimiento de muchos que tuvieron que huir de su tierra, sus casas y pueblos para morir en una tierra extraña, añorando lo que nunca volverían a ver
...........................................................................................


Angel del Río - 13/05/2012 - 12:33:12


     Luis Romero Rubio, nacido el 29 de julio de 1897 en Cabra. Todo parece indicar que Luis era un republicano (si hubiese sido adepto al régimen franquista jamás hubiese sido deportado) que estaba en las Compañías de Trabajadores Extranjeros (dependiente del ejército francés y donde recalaron varios miles de republicanos españoles en el exilio) en el momento de la invasión alemana. Tras ésta, es detenido y conducido al Stalag (campo de prisioneros de guerra) V-D e Estraburgo. De allí es deportado a Mauthausen el 13 de diciembre de 1940. Fallece en el campo anexo de Steyr el 23 de octubre de 1942.
Fuente: Andaluces en los campos de Mauthausen (Centro de Estudios Andaluces, 2006)
Saludos,
Ángel
...........................................................................................


     ...........................................................................................

Recuerde desmarcar "Publicar en Facebook ", que por defecto no se puede deshabilitar por nuestra parte, para que su actividad social en cabrainformacion.com no se se refleje en SU historial social de facebook

     ...........................................................................................

AVISO SOBRE EL SISTEMA COMENTARIOS
Desde CabraInformacion creemos que el sistema de participación debe ser más social, por ello, se ha sustituido el antiguo sistema de comentarios por uno vinculado a la red social FaceBook, próximamente otras redes.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  





| CABRA (CÓRDOBA) | CONTACTO | LOCAL | PROVINCIA | GALERIA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | TARIFAS PUBLICIDAD | AVISO LEGAL

Edición y Diseño: AR COMUNICACIÓN E IMAGEN; Quejas e Insultos: gDevelop Entertainment
Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial del material gráfico, informativo y publicitario contenido en este medio salvo autorización previa.

2008/2012 © CABRAINFORMACION.COM
Powered by Trilce
gDevelop mini