Cabra Sábado, 21 de octubre de 2017

  

HERMANDADES
El Egabrense Antonio Rascón, nombrado Comendador de la orden O. S. M. T. J.
OPINIÓN

OPINIÓN |
El pasado en piedra ahora presente


Lourdes Pérez Moral. Historiadora
Miércoles, 21 de diciembre de 2016 (08:40:14)

0 Comentarios - 1.739 Visitas - 56 Imp.

     
  
Las obras de ajardinamiento que el consistorio realiza en la entrada del que fuera palacio, antaño castillo y ahora colegio, han dejado al descubierto parte del paramento de una de las torres situadas en el barrio de la Villa de Cabra.

Castillo de los Condes de Cabra. (Foto: José Mª Muñiz Gil. 1952)
Era 1899 cuando la Comunidad Escolapia estableció un centro de enseñanza en un edificio que presentaba una figura irregular, diferencia de nivel acusada más una superficie considerable. Veinte años atrás, Alcalde Valladares apuntaba que era una sombra de lo que fue: “en el castillo de Cabra, sólo se ve una casa medio derruida, torres casi truncadas, murallas hundidas y una masa informe y denegrida, tapizada por el musgo, que sólo trae a la memoria los tiempos aquellos afortunados en que los condes de Cabra o los caballeros que les precedieron, entraban por aquellas puertas de hierro cubiertos de laureles y conduciendo un inmenso botín de cautivos y despojos”.



No es de extrañar que las religiosas realizaran las obras de reforma que demandaba el uso a que iba a ser destinado, tampoco, la demolición de parte del perímetro amurallado salvo el ahora descubierto: su inmueble lindaba con una iglesia que, a su vez, comunicaba con el que había sido convento de Capuchinos. La paradoja desamortizadora hizo que en 1865 aquellos terrenos pasaran a la casa condal quién, en 1634, había propiciado su fundación. Todavía como benefactores obraron un enlucido, ahora en parte picado, a sabiendas que pronto estaría todo en venta por falta de liquidez: terrenos de la ladera norte cuya actuación -arqueológica y de conservación- tendrá que ser acometida más pronto que tarde, convento y residencia.



Pero Cabra no sería generosa con su pasado en piedra. En 1923 se proyectaba la apertura de la Plaza Vieja mediante el derribo de las Audiencias y Torre del Reloj más el diseño estructural de la calle Mayor que descansaba sobre buena parte de la muralla. La que logró sobrevivir, anexa al edificio de la Comunidad Escolapia, se derrumbó dos años más tarde. Mientras las casas también anexadas a la muralla ubicada en la ladera sur de la calle Tinte -antiguo Camino de Lucena y que ahora son objeto de actuación todavía en solitario por el consistorio- volvieron a derrumbarse poniendo en evidencia el problema de la vivienda social en Cabra. Por fortuna, se perdió muralla pero no vidas humanas aunque el episodio se repetiría con mayor virulencia en 1963.



Esta situación propició que las autoridades locales iniciaran la construcción de las denominadas “casas ultrabaratas” sobre unos terrenos -hoy calles Vizcondesa de Termens y Fray Diego de Cádiz- donde el movimiento de tierras “puso al descubierto restos de bastiones y murallas de la noble y heroica fortaleza egabrense”. Así las cosas, la por entonces Comisión Central de Monumentos, a propósito de la propuesta de declaración de paraje pintoresco y de monumento histórico-artístico a favor del parque municipal de la Fuente del Río y casas solariegas, se preguntó por qué no figuraban las murallas y palacio que fuera de los condes de Cabra: extendieron la protección pero advirtiendo -no hay que olvidar que el ponente fue el celebérrimo Diego Angulo Íñiguez- que no se permitiría “construir edificios” que ocultaran los ya pocos restos de muralla recordando además el cumplimiento, taxativo, del artículo 20 de un decreto de 1949: “los ayuntamientos, en cuyo término municipal se conserven estos edificios, son responsables de todo daño que pudiera sobrevenirles”. Sin embargo, no fue así y más cuando los expedientes contradictorios de ruina iban en aumento propiciando, además, la urbanización y apertura de una nueva plaza -Rubén Darío- que llevó aparejada, otra vez, la destrucción de muralla en las calles Mayor y Tinte.



Lo que ha pasado después es ya de sobra conocido. Ese revestimiento, ahora en parte picado, ha permitido una conservación importante para que Cabra pueda ser generosa, esta vez, con su pasado en piedra sin olvidar que todavía existen paredes de cal y arena más unas huertas de aquellos antiguos propietarios condales.






Twitter:
@CabraInformacio


Facebook: 
AQUÍ


       













COMENTARIOS

     ...........................................................................................

Recuerde desmarcar "Publicar en Facebook ", que por defecto no se puede deshabilitar por nuestra parte, para que su actividad social en cabrainformacion.com no se se refleje en SU historial social de facebook

     ...........................................................................................

AVISO SOBRE EL SISTEMA COMENTARIOS
Desde CabraInformacion creemos que el sistema de participación debe ser más social, por ello, se ha sustituido el antiguo sistema de comentarios por uno vinculado a la red social FaceBook, próximamente otras redes.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  





| CABRA (CÓRDOBA) | CONTACTO | LOCAL | PROVINCIA | GALERIA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | TARIFAS PUBLICIDAD | AVISO LEGAL

Edición y Diseño: AR COMUNICACIÓN E IMAGEN; Quejas e Insultos: gDevelop Entertainment
Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial del material gráfico, informativo y publicitario contenido en este medio salvo autorización previa.

2008/2012 © CABRAINFORMACION.COM
Powered by Trilce
gDevelop mini