OPINIÓN | Historia Local
Se busca patrimonio (arqueológico) (Segunda parte)


Lourdes Pérez Moral. Historiadora - Domingo, 03 de junio de 2018 (20:51:48)


Manuel Muñoz Aranda hacia donación de un león ibérico que hoy se custodia en el Museo Arqueológico de Cabra. Era 1973. Ya había sido redactado un primer borrador para el futuro catálogo monumental y artístico donde no figuraba otro león que antaño se hallaba colocado en el atrio de entrada del consistorio egabrense y cuyo paradero se desconoce.

León ibérico en Museo Arqueológico de Cabra. (Foto: J. Moreno)
La pista había sido facilitada por el escultor Antonio Maíz Castro: “sobre uno de los bordes del estanque del huerto, un león en piedra que bien pudiera ser una interesante pieza arqueológica”. El inmueble no era otro que la residencia de una de las familias más ilustres de la nobleza egabrense: Fernández Tejeiro. 



Por aquel entonces era ya propietario del inmueble -cuyo solar hoy ocupa una conocida cadena de supermercados y la cúpula descansa, lamentablemente, en el palacio de Viana de Córdoba- Trinitario Zafra Pérez. Por dos veces le fue ofrecida una cantidad en metálico que rechazó. Un sacerdote y profesor, Antonio Peña López, decidió enviarle un mensajero: “el propio Alcalde de Cabra, nuestro dilecto y respetable amigo D. Luis Cabello Vannereau y, en una visita que le hicimos en la propia alcaldía, le hablamos del asunto. Los términos en que se celebrara y discurriera esta entrevista entre el Sr. Zafra y nuestro Alcalde nos son completamente desconocidos, porque no hemos hablado después con este último, ni tampoco lo diríamos aunque lo supiéramos, porque así lo exige la más elemental prudencia; pero debieron ser muy cordiales y efusivos. El viernes de la semana pasada fuimos al Ayuntamiento a saludar a un amigo y con gran sorpresa y alegría de nuestro corazón vimos que ya estaba colocado en el atrio de entrada, bajo la ventana que da al mercado público, el león de nuestra historia”. Era 1951.



Pero no fue la primera muestra de arte ibérico hallada en suelo egabrense: “apelamos al testimonio de unos parientes nuestros, cuyo padre llevaba nuestro mismo nombre y apellidos, los cuales hijos, un día en que nos cruzamos en la carretera que va a Don Simón, a la altura del Cortijo de Marchenilla, como les recomendáramos con todo interés que, si algún día, ahoyando tierra para plantar olivos o viña, se encontraban alguna pieza de cerámica, alguna moneda, algún muñeco, como ellos vulgarmente dicen, y no nos daban cuenta del hallazgo, pregonaríamos sus cabezas, en un arranque de sinceridad, muy corriente en los hombres de campo, y arrepentidos de la falta que nos iban a confesar, nos dijeron que veinticinco años atrás, cerca de Las Lagunillas en la carretera que va a La Cubana y a La Cuesta de los Atanores, vieron a flor de tierra la cabeza de un león y excavando un poco sacaron a fuera toda la escultura y la golpearon con un martillo hasta destrozarla para ver si tenía dentro algún tesoro”.



Paradójicamente, en 1921, había tenido lugar el descubrimiento de dos leones en la vecina localidad de Nueva Carteya, uno de ellos, se conserva hoy en el Museo Arqueológico de Córdoba.      





Twitter:
 @CabraInformacio




Facebook: 
AQUÍ

   
Cúpula de los Fernández Tejeiro en el palacio de Viana de Córdoba. (Foto: Pilar Mortes Arjona)