OPINIÓN |
Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados


José Luis Molina García. Hermandad Obrera de Acción Católica - Córdoba - Sábado, 13 de enero de 2018 (09:09:14)


Cuando llega el 14 de enero, la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, resuenan en mi cabeza esas frases anónimas, rotundas y cotidianas, de origen desconocido, pero absolutamente nocivas y malsanas pues se incrustan en el inconsciente colectivo y, sin darnos cuenta, generan estados de opinión: “los emigrantes nos roban el trabajo”, “no se integran “, “acaparan las ayudas sociales”, “no pagan impuestos”, “provocan la disminución del salario de los trabajadores legales”, “su llegada incrementa la delincuencia” y otras por el estilo. 

Familias refugiadas en Gracias. (Foto: ACNUR)
No están respaldadas por ningún análisis sociológico, ni van acompañadas de argumentos contundentes que las hagan prevalecer. Son como el aire, uno no piensa en respirar, sencillamente respira. Decimos que están en el ambiente, que las cosas son así, pero no es verdad, como no son verdad ninguna de esas perversas e interesadas frases. Son producto de toda una cultura que se ha ido imponiendo poco a poco. La cultura del individualismo, del consumo, del hedonismo y de la racionalidad instrumental. La cultura del liberalismo



No es extraño que instalados en esa ideología muchos opinen así. Pero… ¿y los cristianos? ¿Tiene sentido que un cristiano comparta ese pensamiento? De ningún modo. Ser cristiano, no es otra cosa que una manera de pensar, sentir y vivir que tiene a la persona como centro y fin sobre todas las cosas y que, además, presenta como práctica prioritaria de actuación el amor hacia las demás personas. Ninguna de esas frases se sostiene desde estos postulados.



El Papa Francisco ante esta jornada nos anima a 
  • Acoger: “ampliar las posibilidades para que los emigrantes y refugiados puedan entrar de modo seguro y legal en los países de destino”. 




  • Proteger: “defender sus derechos y dignidad, independientemente de su estatus migratorio” (garantizar su subsistencia vital, justicia, etc.)




  • Promover: darles “la posibilidad de realizarse como personas en todas las dimensiones” (trabajo, sanidad, educación, etc.) 




  • Integrar: promover “oportunidades de enriquecimiento intercultural” (favorecer la cultura del encuentro). 
 


La HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), movimiento de la Iglesia inserto en el mundo obrero, estamos llevando a cabo la campaña “Trabajo digno para una sociedad decente”. Los migrantes y refugiados merecen como cualquier persona un trabajo regulado y con derechos que les permita llevar una vida digna. Ese es nuestro empeño porque eso es lo humano y lo cristiano frente a las manidas frases y a ello invitamos a toda la sociedad cordobesa.



Celebremos este día sin prejuicios y cargados de solidaridad porque en palabras del obispo de Astorga y Presidente de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, “hemos aprendido que el forastero es un hermano, no un competidor”.  

   





Twitter: 
@CabraInformacio


Facebook: 
AQUÍ